martes, 10 de noviembre de 2009

CLASES DE CRIMINOLOGIA, FORMAS DE CONDUCTA Y TIPOS DE SUJETOS

CLASES DE CRIMINOLOGIA, FORMAS DE CONDUCTA Y TIPOS DE SUJETOS


CLASES DE CRIMINOLOGIA

Manuel López Rey distingue cuatro clases de Criminología que difieren en cuanto a contenido y función:

a) Criminología científica. “conjunto de conocimientos, teorías, resultados y métodos que se refieren a la criminalidad como fenómeno individual y social, al delincuente, a la victima, a la sociedad en parte y, en cierta medida, al sistema pena”. El enfoque es correcto, pues la científica (también llamada teórica), es la Criminología que trata de explicar la conducta antisocial (crimen), el sujeto que la comete (criminal), el que la padece (victima), al conjunto de conductas antisociales (criminalidad) y a la reacción social que éstas provocan.
b) Criminología aplicada. Esta constituida por las aportaciones de la Criminología científica y de la “empírica”, creada por aquellos que forman parte del sistema penal. La Criminología aplicada alcanza su más alto nivel en el momento en que pasa a integrar, junto con otras disciplinas, la Política Criminológica.
c) Criminología académica. “Es esencial aunque no exclusivamente descriptiva, y está constituida por la sistematización, a efectos de enseñanza o diseminación del conocimiento, de la Criminología en general”
d) Criminología analítica. “Su finalidad es determinar si las otras criminologías y la política criminal cumplen su cometido”

FORMAS DE CONDUCTA

Para precisar con mayor claridad el objeto de estudio de la Criminología, es necesario distinguir cuatro tipos de conducta:

a) Conducta social. Cumple con las adecuadas normas de convivencia, la que no agrede en forma alguna a la colectividad, es la que cumple con el bien común. La mayoría de las conductas en la humana convivencia son de esta clase, nuestras relaciones con los semejantes siguen determinadas normas y buscan la realización de ciertos valores.
b) Conducta asocial. Es aquella que carece de contenido social, no tiene relación con las normas de convivencia ni con el bien común, se realiza por lo general en la soledad o en el aislamiento.
c) Conducta parasocial. Se da en el contexto social, pero es diferente a las conductas seguidas por la mayoría del conglomerado social. Es la no-aceptación de os valores adoptados por la colectividad, pero sin destruirlos; no realiza el bien común, pero no lo agrede. Ciertas modas, ciertos usos o costumbres diferentes, son captados por la mayoría como extravagantes o francamente desviados. La diferencia con la conducta asocial es que la parasocial no puede ser aislada, necesita de los demás para poder darse.
d) Conducta antisocial. Va contra el bien común, atenta contra la estructura básica de la sociedad, destruye sus valores fundamentales, lesiona las normas elementales de convivencia.

Es de aclararse que el termino de conducta desviada, tan utilizado actualmente, es de gran utilidad, principalmente por ser descriptivo y no valorativo.

TIPOS DE SUJETOS

Cualquier persona puede cometer actos sociales, asociales, parasociales o antisociales, pero cuando prevalece determinado tipo de conducta, podemos utilizar otro nivel de interpretación, y así distinguir sujetos sociales, asociales, parasociales o antisociales.

a) Sujeto social. Se interpreta como facilidad de interrelación, de comunicación humana; para efectos de la criminología se debe considerar como cumplimiento de las normas de convivencia y realización del bien común.
b) Sujeto asocial. Se aparta de la sociedad, no convive con ella, vive independientemente, no tiene nada que ver con el bien común, pero sin agredir a la comunidad.
En la antigüedad tenemos varios ejemplos de estas personas en la persona anacoreta, que se aparta de la sociedad para vivir independientemente, haciéndose compañía a si mismo, con el deseo (quizá egoísta) de su personal superación. En a actualidad aún nos encontramos con el misántropo aislado, o con patéticos casos patológicos como puede serlo el esquizofrénico, que vive su personal mundo individual.
c) Sujeto parasocial. Se da paralelamente, al alado de la sociedad; no creen en sus valores, pero no se apartan de ella, sino que comparten sus beneficios, en mucho dependen de ella para sobrevivir.
Es el ejemplo de ciertas sectas o grupos minoritarios incrustados en la sociedad, o de as subculturas que corren paralelas a la gran cultura colectiva. El sujeto perteneciente a estos grupos no acepta las normas socales o jurídicas, pero las cumple en el mínimo suficiente para evitar ser molestado.
La Crinología actual reconoce en estos sujetos el “Derecho a ser diferente”
d) Sujeto antisocial. Agrede al bien común, destruyendo los valores básicos de la sociedad, no respeta las leyes elementales de convivencia, no vive en sociedad sino contra ella.
e) Sujeto desviado. Es aquel que toma un patrón de comportamiento deferente al del común de la colectividad, y por lo tanto el desviado puede ser asocial, parasocial, antisocial, p aún social. La diferencia será de importancia suprema en el momento de planear, ejecutar y evaluar la Política Criminológica.

2 comentarios: